Es una emergencia médica, y debe recibir atención inmediata. Si no se tratan en forma oportuna y precisa, las quemaduras químicas pueden causar la pérdida de la visión o incluso la pérdida de ojo. Las soluciones alcalinas y los productos de limpieza domésticos constituyen una causa frecuente de este tipo de lesión. (La imagen corresponde a una quemadura producida por cal) Los síntomas más comunes de las quemaduras en los ojos son ardor, dolor y lagrimeo. En casos más graves hay disminución de la visión.

El tratamiento debe de iniciar en el lugar del accidente, con una irrigación copiosa con agua del ojo afectado, si el accidente afecta ambos ojos se deben tratar al mismo tiempo. Se deben usar más de seis litros de agua en cada ojo, y no por menos de 30 minutos, para que el lavado sea adecuado. Se debe acudir de inmediato a recibir atención especializada, para controlar la etapa aguda y disminuir la secuelas.