enfsistemicas_cornea

 

Enfermedades sistémicas son aquellas que involucran varios órganos o todo el cuerpo. Varias de estas enfermedades también afectan los ojos. En efecto, un examen de ojo, algunas veces lleva hacia el diagnóstico de una enfermedad sistémica.

¿Por qué es tan importante el ojo en una enfermedad sistémica?

El ojo está compuesto de diversos tipos de tejidos; esta particular característica, hace que el ojo sea susceptible a una gran variedad de enfermedades sistémicas. Debido a que la córnea y el cristalino son trasparentes, el oftalmólogo puede observar internamente el ojo. Cualquier parte del ojo puede ser una clave importante para el diagnóstico de una enfermedad sistémica.
El ojo puede estar expuesto a las siguientes enfermedades dentro de otras:

Sarcoidosis

Una enfermedad que afecta principalmente pulmones, cerebro, articulaciones y ojos, y se encuentra más frecuentemente en mujeres jóvenes africano-americanas. Un tipo de inflamación llamado uveítis es el más común de los problemas visuales causados por la sarcoidosis.

Lupus eritematoso sistémico

Es un desorden en tejidos conectivos que envuelve principalmente la piel, articulaciones y riñones. La escleritis, una inflamación de la parte blanca del ojo puede ser el resultado del lupus eritematoso sistémico. En la imagen de esta página se aprecia un melting corneal (reblandecimiento y dilución de la córnea), con exposición de la capa más interna de la córnea, con riesgo de perforación corneal; en un paciente con lupus eritematoso sistémico.

SIDA

Puede causar infecciones en el ojo, desprendimiento de la retina tumores en el parpado y desordenes neuro-ofálmicos.

Enfermedad de graves

Un desorden tiroideo, muy frecuente en la mujer, que puede causar un abultamiento (inflamación en la parte frontal del cuello) y protrusión de los ojos.

Hipertensión arterial

Puede dañar los vasos sanguíneos de la retina. Usualmente este daño no es detectado como un síntoma visual en un comienzo. De todas maneras, eventualmente puede llevar a series complicaciones en la retina así como también en todo el cuerpo. En personas con alta presión, el daño mayor causado en el ojo puede relacionarse directamente con el daño que ocurre en los riñones. La presión arterial alta puede ser diagnosticada primeramente por cambios en los vasos sanguíneos que se encuentran en el ojo.

Esclerosis múltiple

Una enfermedad que afecta al sistema nervioso, causando debilidad, falta de coordinación y disturbios en el habla. La esclerosis múltiple puede causar problemas en los movimientos del ojo y de la visión. Las enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple pueden ser detectadas en primera instancia cuando el doctor encuentra cambios en el movimiento del ojo, en la visión o en las funciones del nervio óptico.

Cáncer

Puede empezar en el ojo o desplazarse al ojo, como metástasis de un cáncer en otra parte del cuerpo. De todas maneras, los tumores en el ojo raramente se dan. Dependiendo de su locación, un tumor en el ojo o en los tejidos cercanos podría o no distorsionar la visión en una etapa temprana. El tratamiento y la detección a tiempo del cáncer en el ojo pueden salvar la visión, en algunos casos, la vida. Los tumores cerebrales también pueden afectar la vista causando inflamación en el nervio óptico. Ocasionalmente, el doctor podría sospechar primero un tumor cerebral después de encontrar inflamación en el nervio óptico.

Enfermedades metabólicas

Algunas alteraciones del metabolismo producen depósitos de cristales a nivel corneal (gota, cistinosis, oxalosis ). Enfermedades hematológicas como la gammapatia monoclonal en el mieloma múltiple, o el linfoma. También hay depósitos cornéales difusos en las mucopolisacararidosis. El anillo de Kayser – Fleischer es patognomónico de la enfermedad de wilson o degeneración hepatolenticular. Es un depósito de cobre de color marrón verdoso en el estroma de la córnea y la membrana de descemet, situado en la periferia de la córnea con forma de anillo.