Para la atención de ciertos problemas requiere contar con especialistas con gran experiencia e interés en casos complejos y que estén capacitados para solucionar las eventualidades que puedan surgir como consecuencia de las diferentes respuestas del individuo a un mismo tratamiento. Hay que establecer la diferencia entre casos complejos (que resultan directamente de la patología en cuestión) y casos complicados (que corresponden a desviaciones del curso esperado de un tratamiento). Otro aspecto importante en el tratamiento médico de casos complejos es respetar el tiempo de evolución de una curación y anticipar la historia natural de la enfermedad. Se deben tener en cuenta los nuevos tratamientos y técnicas, para lograr el tratamiento más exitoso.

Nota de la Imagen. Como ejemplo de este tipo de casos se presenta este paciente, atendido por el Dr. Juan Carlos Ochoa con una queratitis mixta bilateral, con riesgo de perforación inminente, que requirió de un trasplante de córnea en ambos ojos.